Mamá se ha ido

Mamá se ha comportado de forma rara últimamente. Solía meterse en la habitación para llenar y vaciar con ropa una maleta enorme en la que cabíamos tres o cuatro Argis como yo. Finalmente, un día dejó de sacar unas cosas y meter otras, y la cerró. Poco después, me acarició mucho y se despidió de mí. Y ya no la he vuelto a ver.

Yo sé que mamá volverá, porque unos días antes se sentó a hablar conmigo. Me dijo que tenía algo importante que contarme. A veces me pregunto si mamá se da cuenta de que soy  un perro y de que no entiendo lo que dice, pero, como no me gusta perturbarla, me quedo mirándola fijamente, como si me ofreciera un trozo de pollo asado que no quiere, y después muevo el rabo de un lado a otro sin parar. Eso le gusta mucho, así que el otro día, cuando me llamó para explicarme no sé qué cosa sobre un viaje, un curso y la tía Marta, fijé mi mirada en sus ojos, moví el rabo y, por la expresión de alivio que puso, creo que se quedó contenta. Yo también me sentí feliz, y moví aún más el rabo, a pesar de que a mamá no se le ocurrió darme ni un trozo de pollo asado ni un mísero pedazo de pan para celebrar ese momento de confidencialidad.

Así que mamá se ha ido, y sé que volverá, y mientras tanto la tía Marta va a cuidar de mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s