La visita de las primas

Hoy me han venido a visitar a casa las primas María y Cristina. Cuando he oído el timbre del telefonillo, me he puesto muy nervioso, y he corrido hacia la puerta, gimiendo, y he empezado a mover el rabo de un lado a otro sin parar, porque la tía Marta tardaba aaaaaños en contestar… Como cinco segundos o así. Después, la tía Marta ha abierto la puerta de casa, y he salido raudo y veloz hacia el portal, porque un buen perrito como yo siempre recibe a las visitas en las escaleras, y se deja acariciar, y agita la cola muy rápido mientras le dicen lo bonito y lo majo que es.

En las escaleras estaban la tía Natalia y las primas Cristina y María. Las primas han gritado muy alto cuando me han visto, y se han agachado para tocarme, y me han acariciado un montón mientras repetían mi nombre sin cesar, como si por ser un perrito  no supiera muy bien cómo me llamo y me lo tuvieran que recordar una y otra vez. Luego, mis primas me han acompañado dentro y les he enseñado la cama de Sugus de fresa, la de rayas azules, verdes y blancas, y la del dormitorio de la tía Marta, y la caja mágica de sabrosas bolitas que nunca se acaba, y el jardín de la tía con un montón de hortalizas, y a bam bam, mi juguete preferido. Y han discutido para ver quién me tiraba primero a bam bam por el pasillo. Y primero lo ha tirado Cristina. Y luego María. Y luego lo han vuelto a tirar, y he corrido un montón de un lado a otro. Y me han acariciado todo el rato, y nos hemos ido a la calle a tomar un mosto.

Tomar un mosto es como tomar un vermú, pero con niños. Así que las tías, las primas y el tío Manolo, que ha venido después, hemos ido por sitios con suelos repletos de huesos de aceituna, palillos y servilletas. Y la tía Marta me ha llevado atado todo el rato, y les ha dejado a las primas que cogieran la correa un poco, una cada vez. Y la prima María ha contado todas las veces que he hecho pis durante el paseo (trece o catorce). Y me lo he pasado la mar de bien, porque las primas María y Cristina me quieren un montón y dicen que soy su perrito preferido, porque pueden acariciarme miles de veces y, me hagan lo que me hagan, ni ladro ni muerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s