La consulta del veterinario

Esta tarde la tía Marta y la tía Aran me han llevado al veterinario. El veterinario es un humano que viste raro y te toca sin parar, y te dice que te portas muy bien, y te mira en las orejas, y te toca el pito, y te mete un termómetro por el culo.

La tía Marta me ha llevado al veterinario porque dice que tengo una irritación al lado del pito que está muy roja y, como me rasco y me lamo, aunque me pongan crema y una camiseta de gasa, y el pito es el pito, como dice la tía Marta, pues hemos ido de paseo con el primo Galay y luego hemos entrado allí. En el veterinario huele a un montón de perros y de otros animales y, mientras esperas, una señora te dice que te subas a una baldosa blanca enorme, más grande que la que tiene la tía Marta en casa, y te dice que pesas 8,10 kilos. Y, aunque no sé muy bien qué es 8,10 kilos, como la tía Marta se pone contenta al oír eso, yo también.

Luego, te meten en una habitación con una mesa muy alta de color plateado, a la que no puedo saltar yo solo, y entra un humano que se llama Igor vestido raro. Entonces la tía Aran me sube a la mesa y la tía Marta me acaricia, y me ponen panza arriba. Y el humano vestido raro me toca el pito y le pregunta un montón de cosas a las tías, y me mete un termómetro por el culo, y como tengo poco más de 38 no sé qué, las tías se ponen muy contentas. Después, el humano me cepilla un montón por todo el cuerpo, y mira mis pelos, y también se pone contento. En el veterinario todos se ponen contentos, menos perrito cuando le rapan los pelos de al lado del pito, porque, como dice la tía Marta, el pito es el pito. Pero no me ha dolido nada, y el humano vestido raro me ha mojado con una gasa manchada con una cosa roja y luego me ha puesto una crema, y les ha dicho a las tías que eso hay que hacerlo cada doce horas. Y las tías han sonreído, porque la crema que me trajo la tía Aran sirve para lo mismo. Y todos nos hemos ido muy contentos. Y, como me he portado muy bien, cuando hemos vuelto a casa la tía Marta me ha dado un hueso de galleta o una galleta de hueso. Y me la he comido la mar de contento, porque el pito es el pito y el humano vestido raro dice que todo está bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s