Paseo con cepillado

A veces, cuando salimos a pasear, la tía Marta se acerca a un banco muy despacio y me mira muy contenta mientras repite mi nombre sin cesar. Y, cuando me acerco, abre el bolso y saca una bolsa de plástico, y abre la bolsa de plástico y saca de dentro un cepillo muy suave, que es el cepillo que la tía utiliza para peinarme todo el cuerpo. Entonces, me pone el cepillo delante de los ojos, y me deja que lo olisquee, y me peina un poco el lomo, y luego señala al banco y al cepillo, y yo me subo de un salto al banco, porque sé que la tía Marta me va a tocar un montón con el cepillo, y me va a rascar las patitas, el lomo, la cabeza y muchas cosas más, mientras me dice que soy muy buen perrito, que soy el perrito más bonito del mundo mundial y que me quiere un montón.

Y, como a mí me gusta mucho, muevo el rabo sin cesar, y me muevo encima del banco (primero de frente, luego de espaldas, después sentado). Y, cuando la tía Marta ha acabado, sacudo el cuerpo y salto del banco, y muevo el rabo una y otra vez, mientras observo cómo la tía Marta quita los pelitos del perrito del cepillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s