Los instintos perrunos de la tía Marta

A veces la tía Marta hace cosas muy raras. Como esta tarde. Cuando salimos a pasear y no quedan miembros alfas con sus seguidores por la calle, la tía Marta mira alrededor y, si no ve a nadie, me dice: “Eh, enano”, y se pone a correr por el parque sin parar, y yo la sigo corriendo muy rápido, hasta que logro adelantarla. Entonces, da media vuelta y vuelve a correr, y yo también doy media vuelta  y sigo corriendo hasta alcanzarla. Y yo me pongo muy contento y muy nervioso, y corro hacia delante y hacia atrás, y voy hacia la tía, y doy vueltas alrededor de ella, y salto hacia arriba, como si quisiera golpear una pelota con la cabeza, y luego giró alrededor mío, como si quisiera morderme la cola, y la tía me toca la cabeza, y yo me tumbo en el suelo de lado o panza arriba para que la tía Marta me toque sin parar. Y me levanto y entonces soy yo el que empieza a correr, y la tía Marta corre hacia el otro lado, y yo la sigo. Y me vuelve a acariciar y me dice que soy un buen perrito, que soy el perrito más guapo del mundo mundial y que la tía Marta no sabe qué haría sin el pequeño Argi.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s