Aprendizaje canino (II)

La tía Marta me ha dicho que la tomo por el pito de un sereno, que no le tengo respeto y que debo de tener un problema de aprendizaje retardado. Y todo porque hoy, cuando me ha tirado a bam bam, he corrido por el pasillo a cogerlo, moviendo el rabo sin parar; he vuelto la mar de contento, porque quería que me lo lanzara otra vez; y, en lugar de dejar que me lo quitara de la boca, tirando con todas sus fuerzas, lo he depositado en el suelo, enfrente de sus pies, y me la he quedado mirando muy quieto y tranquilo.

Entonces la tía Marta me ha mirado con la boca muy abierta, como me pasa a mí después de correr alrededor de un perrito en la hierba, y con unos ojos que se salían de sus órbitas, como me sucede cuando la tía me ofrece un trozo de pan. Y ha cogido a bam bam, me ha observado con curiosidad y lo ha vuelto a lanzar. Y yo he corrido muy rápido, he agarrado a bam bam con los dientes, he regresado donde la tía agitando la cola y lo he vuelto a dejar a sus pies, muy quieto y tranquilo. Y la tía Marta ha abierto mucho más la boca, como hago yo cuando bostezo; ha recogido a bam bam muy despacio, como si estuviera muy cansada, y lo ha tirado muy lejos. Y he corrido tras bam bam, y lo he mordido, y lo he dejado de nuevo en el suelo, enfrente de ella. Y no sé muy bien por qué, pero ha sido entonces cuando la tía Marta ha empezado a decir un montón de cosas, como lo del pito del sereno, el respeto y el aprendizaje retardado, y otras más, como que se mata a enseñarme comportamientos que deben exhibir los buenos perritos para que ahora vaya yo de perrito autodidacta, que así va la educación de este país y que no sabe a dónde vamos a llegar. Y, como hablaba sin parar, yo me he puesto muy contento y he movido mucho la cola, porque sabía que la tía Marta estaba hablando de mí y que lo siguiente que haría, cuando se calmara, sería lanzarme de nuevo a bam bam una y otra vez.

Anuncios

2 pensamientos en “Aprendizaje canino (II)

  1. Argi, dile a la tía Marta que para que el aprendizaje tenga lugar ha de haber una representación previa de lo que se trata de enseñar, o sea, que le tires tú a bam-bam y que vaya ella a recogerlo y lo deposite en el lugar deseado, o se lo quede en la boca para que tú se lo quites tirando mucho, mucho y así volver a empezar. Ah, dile también que en algunos países las lonchas de salchichón pisoteadas son un auténtico manjar, y recuérdale que ella bebe vino, que al fin y al cabo son uvas pisoteadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s