Un perrito en apuros

La tía Marta siempre me dice que me ande con mucho cuidado, que no me fíe de los perritos del parque así por así y que no sea tan confiado, porque algunos perritos te ofrecen su culo y mean en la hierba para que los olfatees, pero quieren algo más que ser tus amigos. Como me ha pasado esta tarde en el parque. Hoy ha venido un perro muy grande y muy negro, y me ha empezado a  oler. Y yo me he quedado muy quieto, con el rabo muy erguido y las orejas dobladas, para que viese que yo era un buen perrito que sólo quería conocer nuevos amigos y oler pises ajenos.

Entonces el perro grande me ha puesto una pata muy larga sobre el lomo, y yo he gruñido porque no me gustaba nada y se me ha erizado un poco el pelo. Pero el perro, que todo lo que tenía de grande lo debía de tener de poco empático, no se ha dado por aludido, y yo he ladrado, y el perro no se iba, y la tía Marta le ha dicho que se fuera, y tampoco se iba, y la líder de la manada del perro grande le ha llamado, pero tampoco le ha hecho caso. Y al final la tía Marta le ha gritado al miembro alfa del perro grande y tonto que cogiera a su Pluto perro o a su perro Pluto o algo así. Y la líder del perro poco empático ha venido a atarlo y ha preguntado si le había hecho algo a la perrita. Y la tía Marta le ha contestado que no, que no le había hecho nada al PERRITO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s