El secreto de la tía Marta

La tía Marta y yo tenemos un secreto, pero no lo puedo revelar porque la tía Marta me dijo que no se lo contara a nadie, ni siquiera a mamá, porque a mamá no le gustan esas cosas. Y, como la tía Marta es ahora mi miembro alfa y el líder de mi manada, y me quiere un montón, y me acaricia todo el rato, y me lleva a pasear, y juega conmigo y me da de comer las sabrosas bolitas, no se lo voy a contar a nadie, porque la tía Marta es guay, y tenemos un secreto.

Y es que la tía Marta me dejó dormir ayer en su cama enoooorme, donde caben un montón de Argis. El caso es que la tía estaba leyendo en la cama y yo me senté en mi camita de mi habitación. Entonces miré a la tía Marta muy fijo, como hago cuando veo un trozo de comida que me van a regalar, y cuando la tía me observó y me vio sentado, portándome la mar de bien, con mis ojos muy fijos, me incorporé y agité el rabo con todas mis fuerzas. Y la tía se rió mucho y me preguntó que qué pasaba, que no empezara a compartarme como un manipulador y que si quería dormir en su cama. Y, mientras pronunciaba esa última frase, golpéo con la mano derecha la colcha varias veces y yo pegué un salto rápido y me planté a su lado. Y la tía se volvió a reír. Así que he dormido en la cama de la tía, pero me ha dicho que no diga nada, porque a mamá no le gusta que perrito duerma en camas de humanos. Y por eso no voy a contar nuestro secreto a nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s