Noche de fiestas

Esta noche he salido a pasear con la tía Marta por el parque de los pises y cacas de la mañana y me lo he pasado la mar de bien, porque en fiestas encuentras un montón de comida por la calle. Parece que a los humanos les gusta celebrar las fiestas tirando restos de bocadillos por las aceras y los jardines y, si olfateas bien, siempre te topas con un trozo de pan, una loncha de queso, un poco de chorizo o un pedazo de lomo.

Pero a la tía Marta no le gusta que yo me divierta en fiestas, así que me ha atado con la correa y me ha dicho que antes loca que dejarme suelto por ahí; que, conociéndome, volvería a casa rodando como un tonel; que hay mucho blusa suelto por ahí; que los blusas son humanos vestidos raros que se comportan como perritos vagabundos y sin educación, y que no se fiaba un pelo porque seguro que perrito esconde un alma de blusa detrás de su estómago hipertrofiado. Así que he paseado toooodo el rato con la correa y, cada vez que olía un trozo de comida e intentaba acercarme hasta él para engullirlo, la tía Marta tiraba de la correa hacia otro lado y me decía: “Ni se te ocurra, ¿eh? Ni se te ocurra”. Y otras veces se paraba en seco y  me hacía dar una vuelta enooooorme, guiándome con la correa, porque había un montón de cristales superchulos de todos los colores en el suelo que la tía llama botellas rotas. Y nos lo hemos pasado muy bien y después nos hemos ido a casa porque la tía Marta trabaja mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s