El primer tomate

Esta tarde la tía Marta estaba muy nerviosa, porque se ha asomado a la ventana de la cocina y había un tomate rojo en el huerto. Así que yo también me he puesto muy nervioso y la he seguido de un lado a otro de la casa, moviendo el rabo sin parar y mordisqueándole las rodillas mientras se ponía la ropa de jardín, y cogía una bolsa, y las llaves, y los guantes. Y la tía Marta se ha reído mucho y me ha dicho que dejara de incordiarla, que no me preocupara y que sí, que iba a bajar con ella al jardín, porque soy el perrito más bonito del mundo mundial, porque me quiere un montón y porque quería que viese el primer tomate de la temporada, todo rojo.

Así que hemos bajado corriendo al huerto y la tía Marta ha cogido el tomate rojo y lo ha olido un montón. Luego me ha dejado husmearlo un poco, a distancia, antes de meterlo en un bolsa de plástico con unos pimientos verdes enormes que tenían una pinta buenísima, y me ha ordenado que me mantuviera alejado de la bolsa porque ese era su tesoro y que ni el pequeño Argi ni la tía Marta querían que perrito acabara castigado por husmear su tesoro. Por eso, he dejado que la tía Marta trabajara en el huerto y me he alejado de su tesoro. Y me he portado tan bien que, cuando hemos terminado en la huerta, la tía me ha llevado de paseo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s